lunes, 31 de octubre de 2011

Reflexión sobre la realización de los retos

El proceso de elaboración de mis tareas (que deriven de mi trabajo regular, de los cursos en los que participo o de lo que me comparte mi hijo, quien es mi profe más exigente) depende mucho del tipo de tarea.

Si se trata de organizar materiales como el de estos retos, lo que requiero es tiempo para dedicarlo a juntar esos materiales, hacer los collages o tomar las fotos. El resto es un proceso relajante porque me concentro casi como si lo estuviera haciendo con materiales físicos: son mis manos las que trabajan y mi visión global de lo que va resultando sin demasiado análisis, simplemente es si lo que está resultando me gusta y dice lo que yo quiero comunicar...según yo; y si no pues deshago y vuelvo a empezar. Pero necesito calma alrededor de mi... o me desespero y abandono el trabajo hasta mejor ocasión.

Para las tareas de reflexión  funciono de manera distinta: después de entender el problema camino, hago manualidades, leo, escucho música, converso. En ese tiempo mi cerebro organiza gradualmente las ideas hasta que tengo una imagen completa (como un mapa mental) de lo que voy a hacer para resolver el problema, o para construir una propuesta. Solamente cuando tengo esta idea completa me puedo poner a plasmarla de alguna manera. En estos casos me puedo abstraer del resto del mundo y ni el ruido ni las interrupciones me desconcentran.

Cada uno procede de manera distinta para llevar a cabo sus tareas, y cada uno recurre a estrategias que ha ido desarrollando a lo largo del tiempo. Cuando yo veía a mi hijo estudiar o hacer tareas me intrigaba que tuviera encendido algún dispositivo para escuchar música al mismo tiempo que la televisión, la computadora (por supuesto) y que trabajara tirado de panza sobre la cama o mientras comía (lo cual también podía ocurrir en la cama). Pero yendo hacia atrás lo recuerdo cuando era muy pequeño y en el cuarto de trabajo que compartíamos en casa yo ponía música y trabajaba mientras él dibujaba, o leía historietas, o armaba legos, o cualquier otra cosa...sobre la colchoneta que yo le había puesto para que estuviera cómodo.

Y esto también me pasa: divagar!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada