lunes, 2 de agosto de 2010

Mi experiencia como alumna en cursos virtuales o que utilizan la tecnología

He participado en cursos virtuales, como alumna, en diferentes modalidades:
1) A través de la Universidad Virtual del Tec de Monterrey cursé algunos temas de docencia. Esta modalidad consistía en una transmisión en vivo, desde Monterrey, N.L., a todos los campus del Sistema Tec por video en circuito cerrado. La participación de los inscritos se hacía a través de un moderador que enviaba las preguntas a la cabina principal desde la cual los auxiliares del curso las filtraban para que algunas de ellas fueran respondidas por el profesor. El resto de las participaciones y las tareas se enviaban por correo y, a veces, se recibía retroalimentación. En su momento no teníamos otra manera de acceder a cursos virtuales y lo más valioso era realmente la interacción que lográbamos entre los participantes del mismo campus, aprendiendo entre nosotros mismos.
2) A través de Blackboard tomé un curso enteramente virtual de Redacción avanzada en inglés. La interacción era con el profesor solamente. Proponía los temas a discutir, presentaba los documentos de apoyo y asignaba las tareas, las cuales eran corregidas utilizando una rúbrica. Sin embargo fue un curso muy valioso y el profesor se mostraba genuinamente preocupado por mis avances, retroalimentando oportunamente mis trabajos, animándome a ir por más aprendizajes (y tareas). En este caso, probablemente se hubieran podido utilizar algunos otros de los recursos tecnológicos existentes en el Sistema Tec para lograr una interacción entre los participante, pero creo que el modelo educativo del momento todavía estaba centrado en la relación profesor-alumno y en el profesor como transmisor de conocimiento y evaluador de trabajos.
3) En la Ibero participé en un curso sobre el desarrollo de competencias, junto con otros profesores de Tijuana. El curso se impartía desde la Ibero de León a profesores seleccionados del Sistema de Universidades Jesuitas (SUJ), mediado por Moodle. La experiencia no fue buena y los profesores de Tijuana terminamos por abandonar el curso. Desde mi perspectiva, se trataba de imponer una manera de ver el aprendizaje y no de construir según la filosofía del mismo SUJ, o de tomar en cuenta la experiencia de los participantes. No se propiciaba la interacción entre los inscritos al curso, excepto por las aportaciones a un foro que realmente no aportaba gran cosa. Y no se utilizó ninguna otra herramienta además de Moodle.

De todas estas experiencias aprendí a tratar de utilizar los recursos tecnológicos de manera menos rígida, interactuando con los alumnos no solamente a través de las aulas virtuales (Moodle) sino también de wikis o de Messenger o de Facebook, dejándolos hacerse cargo del proceso y simplemente monitorear su avance y retroalimentarlos en caso de atores.
A partir de estas experiencias encontré que al hacer simulaciones de chats en el pizarrón, construyendo conceptos o soluciones con las aportaciones de los alumnos, ellos participan más y de manera más crítica a la construcción de su propio conocimiento y el de sus compañeros.

Por otro lado, muchos de los recursos que utilizo los fui aprendiendo por mi cuenta, según mis necesidades como docente, con todo que encontraba en la red y que consideraba de utilidad. Luego, una vez que había comenzado a utilizar wikis vino un taller en línea, ofrecido por PBWorks, al que me inscribí para tener más elementos para su utilización. Por otro lado, Wolfram Research comenzó a impartir talleres breves sobre el uso de Mathematica a través de webcasts. Aprendí a construir WebQuest, elaborar encuestas en línea, mapas conceptuales, etc. Todo en función de mis necesidades como docente y como único medio de actualización.

5 comentarios:

  1. Hola Blanca: Me encanta la visión que tienes de la educación, tu lo sabes, y ahora que leo acerca de otras pocas de tus experiencias en este mundo de las aulas virtuales y reales, entiendo mejor la riqueza de tu criterio y tus aportaciones. Yo nunca he estado en cursos en línea, pero he leído y escuchado bastante de la plataforma Moodle, de hecho estuve a punto de entrar a una maestría en tecnología educativa, pero no lo hice precisamente porque se centraba solamente en aprender a usar el moodle y según muchos comentarios de colegas y amigos, no es la gran cosa. Ahora que leo tu comentario, creo entender que opinas lo mismo, ¿no?
    Coincido contigo en que lo mejor es usar las herramientas de manera flexible y en ese sentido, soy de la opinión de que hay que aventurarse a experimentar con lo que vayamos aprendiendo a usar, pues en esto no hay nada "acabado", pues como dice el poema de Machado: "al andar se hace camino" y en éste tod@s estamos juntos aprendiendo de tod@s.
    Un abrazo y seguimos...
    Ana Cristina Bórquez

    ResponderEliminar
  2. Hola! Gracias por tu comentario.
    Realmente ni Blackboard ni Moodle me parecen suficientes para impartir un curso. Antes de eso utilicé también Learning Space, pero es básicamente lo mismo. Son solamente herramientas para presentar los contenidos y materiales de un curso. A mi el aula virtual me sirve para poner a disposición de los alumnos los materiales, los links a áaginas que me parecen interesantes para el curso y que actualizo continuamente, la descripción semanal de las actividades del curso, las tareas, las rúbricas, y las calificaciones. Los foros los utilizamos menos porque para eso tenemos facebook o wikis. Son útiles en caso de que el alumno se ausente por cualquier razon y entonces puede estar al corriente desde donde quiera que esté.
    Pero no puedes hacer nada dinámico.

    Si te interesa ver cómo las utilizo puesdes entrar al aula de Matemáticas I (creada hace un año) que está como aula de prueba para que los profesores vean ejemplos de lo que podemos subir para los alumnos. En http://cursos.tij.uia.mx buscas Matemáticas I, Aula de Prueba, en el apartado de DIC. Te pedirá una clave de acceso que por el momento es auladeprueba.

    Coincido contigo. La herramienta en sí misma no es la gran cosa. El Tec de Monterrey confió en que una vez diseñados los cursos en Blackboard (y luego en WebTec) ya no necesitaría a los creadores... Solamente que el curso no es el mismo para diferentes grupos de alumnos, en diferentes moementos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Blanca.

    Mucho gusto me da leer tu blog y suscribirme para seguirlos. Me gustaría saber más de tu labor en el aula de prueba de Matemáticas. Sé de un proyecto muy interesante del Maestro Victor Amezcua, de Jalisco. Ojalá entremos en contacto.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Deya!
    Gracias por ingresar aquí para comentar.
    Puedes entrar al aula con las mismas indicaciones que puse en el comentario anterior. Todo parte de lo que llamamos Guía Didáctica del curso, en la que plasmamos lo que queremos desarrollar y la manera en la que lo haremos. El aula es ya la concreción del curso a través de actividades, recursos y tareas. El cómo desarrollamos la guía didáctica de un curso se describe en el WebQuest que hice para los maestros de la UIA Tijuana: http://questgarden.com/q/guiasUIA
    Algunas partes se ejemplifican precisamente con la manera en que se fue creando el curso de Matemáticas I (es para bachillerato).
    Me encantará escuchar tus comentarios, y que me platiques de ese proyecto del maestro Amezcua.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Hola Blanca:

    Me encanta leer tus entradas al blog, aunque hemos platicado mucho sobre tus experiencias siempre hay algo nuevo. Leer los comentarios también me ayuda a conocer otros recursos y aplicaciones. Ahora me queda pasar de la reflexión a la acción y "adoptar" nuevos recursos modelos, métodos para mejorar mi propia experiencia de aprendizaje y con ello la de mis alumnos.

    ResponderEliminar